Los expositores podrán promocionar y vender sus productos a través de la página web de la feria.

  Los expositores podrán promocionar y vender sus productos a través de la página web de la feria.

 

FIVAMEL VUELA HACIA INTERNET

 

La feria de la miel y las abejas, la conocida popularmente como “la feria más dulce de la Comunidad Valenciana”, no tendrá lugar este año el segundo fin de semana de noviembre en la plaza de España de Montroy. Así ha sido durante las XXIII ediciones anteriores, hasta que la pandemia motivada por el coronavirus, ha puesto demasiadas dificultades en la organización de un evento que se vive y se disfruta en la calle, y que suele reunir en torno a 50.000 visitantes  que acuden en familia para comprar mieles, polen, jalea real, propoleos y una gran cantidad de productos derivados del trabajo de las abejas.

La dificultad para controlar los aforos, la distancia entre los estands, el control de accesos y los problemas para poner en marcha la “operación busmel”, la línea de transporte mediante la cual se desplazan hasta Montroy cerca de 2000 visitantes  durante tres días, invitados por la misma organización, ha significado el aldabonazo definitivo para el desarrollo de este evento, declarado de interés turístico.

El comité organizador de FIVAMEL, presidido por el alcalde del municipio, Manolo Blanco, se reunió el pasado 11 de septiembre, para tomar una decisión de forma unánime.  En lugar de hacer una feria al aire libre, se ha optado por otras soluciones, como “la fira en la xarxa”, mediante la cual los expositores podrán promocionar y vender sus productos a través de la página web de la feria www.fivamel.com.

El Museo Valenciano de la Miel (MUVAMEL), por otra parte, abrirá sus puertas del 6 a 8 de noviembre para atender a los visitantes y turistas que quieran conocer de cerca los secretos de la mieles valencianas y, de paso, disfrutar de una experiencia, gracias a estas jornadas de acceso gratuito. Durante la feria “Fivamel al Museu”, se celebrarán exposiciones, venta de productos y proyección de audiovisuales, eso sí, con control de acceso, desinfección de salas y distancias de seguridad.

El comité organizador también está trabajando para la organización del tradicional concurso nacional de mieles. Los participantes podrán enviar las muestras de miel, de acuerdo con las bases que estarán expuestas en la página web de la feria, y el domingo 8 de noviembre se retransmitirá la entrega de premios en “streaming”. También se aprovechará la conexión para entregar la  abelleta d’or”, el máximo galardón que concede la organización de la feria, y que generalmente reconoce la labor de empresas y entidades a favor de la apicultura.

En opinión de Manolo Blanco, que ya fuera alcalde en la primera edición de la feria en 1996, “la feria está más viva que nunca, queremos seguir apostando por el futuro de la apicultura valenciana y por la promoción de nuestras mieles autóctonas, però no queremos arriesgar la salud de las personas que vengan a Montroy, así que desde hoy empezaremos a preparar los actos de la próxima edición, la cual coincidirá con el XXV aniversario”.

 

Más información: Carles Galletero. Coordinador de Fivamel. 96 255 59 86/ 646 97 55 40/ gerencia@museovalencianodelamiel.com